Las preguntas del después...



Hoy casi lloro,
pero los hombres no deben llorar,
me reprimí justo a tiempo
pensando en todo el mal que me causó
y no encontré grietas;
leí otra vez sus últimas palabras,
regresé a mi infierno,
el de todos los días,
como lo enfrento no es su problema,
por respeto a la dignidad no lo tiene que saber,
el dolor que no me iba a pasar,
las preguntas del después.


Publicar un comentario