De llamarme...



No te preocupes por mí,
sé que no lo haces con mala intención,
siempre estaré libre,
aunque no lo esté,
pendiente a tu llamado,
pero tendré que dormir,
besar otras manos,
incluso ser feliz;
cuando lo consideres oportuno,
levantes la vista
y no me puedas ver,
sabrás donde estoy,
olvidaré mis pasos a tus ojos,
ellos descubrirán el camino,
será fácil seguirlo,
dejaré todo lo que tengo,
lo que pueda tener
y no lo que nunca he querido,
una palabra será suficiente,
me arrastraré a tu lado
si así lo prefieres,
del pasado sin preguntas,
no te apresures, no digas nunca,
aún no ha llegado ese tiempo,
de volver a lo que quise,
de llamarme y me tendrás. 
Publicar un comentario