FUIMOS PUTAS GRATIS 26 y 27 DE NOVIEMBRE EN KINDLE AMAZON


Respiraste profundo y en un arrojo de valor saliste a su encuentro. Lo reconociste agazapado en el sillón, relamiéndose ansioso, esperando la oportunidad de saltar sobre el cuerpo de las fotos que había visto por Internet y reservado.
– Hola hermoso –. Dijiste a modo de presentación con voz entrecortada, porque no se te ocurrió otra cosa más inteligente. En realidad habías mentido, nunca te gustaron los hombres mayores. Te repugnaban las arrugas, el olor a estancamiento, los dientes gastados, la saliva antigua, sus pelos asomando las puntas desordenadas por todos los orificios corporales.
Cuando apareciste ya habían sellado el acuerdo. Todo estaba listo para la consumición. Contra tu voluntad lo tomaste de la mano guiándolo hacia la habitación. 
– Ponéte cómodo, ahora vuelvo –. Huiste a respirar. Necesitabas recobrar las ganas y recomponer el estómago que se revolvía en su tumba.
A pesar de estar a una pared de por medio te parecía escucharlo, te perseguía su viento del siglo pasado.
Fue difícil, la peor decisión de tu vida. Una vez recuperado el ánimo, contando varias exhalaciones al borde del ahogo, regresaste. Te esperaba con el torso denudo y para empeorar la situación cuando se quitó el resto de la ropa te sorprendió: ¿ a dónde iba a meter todo lo que sacó de sus pantalones?
Y si de complicar aún más el panorama se trataba temblaste al enterarte que pagó por un servicio completo. Te dio miedo al ver lo que portaba e imaginarlo entrar en vías alternativas.
Intentaste sobreponerte, fingiste entusiasmo, pretendiste comenzar algo pero no sabías por donde. Era tanto el desagrado que la vista se hizo a un lado, dejando en su lugar retazos de figuras nubladas.
De proponérselo no lo hubiera podido haber hecho tan mal: para dificultar más tu experiencia no obtuviste ninguna colaboración de sus modos. Era bruto y nada sabía de cómo tratar a una dama. Creía que el abono le daba luz verde para desahogar todas sus miserias.
No tuvo que esforzarse mucho en desvestirte pero lo hizo con demasiada torpeza y cuando por fin te quitó la ropa interior se volvió loco: tus pechos revotando sueltos y tus labios bajos tan refinados al viento destruyeron todos sus frenos inhibitorios. Desesperado se lanzó a tocarte y apretarte, te mordía los pezones, pellizcaba tus senos, te raspaba con la barba.
– ¡Ay! Me lastimás –. Susurrabas.
– Perdón, perdón –. Se disculpaba aunque no moderaba la fuerza.
– Dejáme a mí, acostáte –. Pensaste en revertir la situación y hacer todo a tu ritmo.
En principio obedeció. Se puso una almohada en su nuca para elevarse y admirar tu desempeño.
Lo besaste, comenzaste a bajar despacio con los ojos cerrados, respirando por la boca, reprimiendo las náuseas.
– No, ahora no, esperá un poco –. Se quejó cuando te vio abrir el preservativo.
– No mi amor, yo me cuido y así te cuido a vos también.
– Nooo, esperá un poco –. Insistió, volvió a quejarse, parecía un chico.
Pero no, no ibas a esperar ni a meterte nada suyo sin protección en tu boca.
– Ni te vas a dar cuenta, es muy finito –. Le aseguraste.     
Para conformarlo besaste el contorno de su pene que ya expulsaba líquido, sus testículos, más abajo, y después lo protegiste y te comiste todo lo que tenía, pero dejabas mucho afuera, tu boca era pequeña; te entró la mitad. Era enorme. Al darse cuenta que no ingresaba completamente comenzó a tomarte fuerte los cabellos y a empujarte. Le gustaba generar ahogo, lo hacía sentir poderoso y no conforme con ello apretaba lastimando tu cuello, sus manos marcaban los frágiles brazos que no alcanzaban para sostener a un cuerpo temeroso, el poder de mando, sus propósitos. Los dedos chatos, toscos, parecían no escucharte cuando le rogabas cortesía apenas te alcanzabas a liberar.  
– Por favor, sé más suave –. Rogabas recuperando la voz después de toser, respirar profundo.
Lloraste ocultando un silencio visible que el don nadie no quiso ver, no se dio por enterado, seguía ensañado con tu cabello, en tu cabeza, en meter todo su miembro en tu boca y no pudiste soportarlo. Con una calma sorprendente te alejaste, proyectabas la fuga, escapar de esa cama.
– Disculpáme, no puedo, te devuelvo la plata pero por favor andáte, disculpáme de verdad –. Te bajaste de la cama, buscaste un rincón, te tapaste con las sábanas, lo miraste de lejos.
– No, perdonáme, no seas así.  
Dándose cuenta de que el partido se le iba de las manos intentó consolarte rehusándose a la resignación. Todos los recursos de defensa que exploró fueron inútiles, el rechazo que sentías era irreversible.

*** 

¿A qué hora se transforman las princesas en putas? ¿Qué se esconde detrás de una sonrisa que no desea sonreír? Entre las millones de personas que diariamente transitan la Capital Federal de la Argentina existe un mercado oculto de venta de amor por un tiempo determinado. Morita, como otras tantas mujeres, cayó en la tentación y decidió probar suerte en una de las profesiones más difíciles del mundo proyectando una fecha de inicio y un objetivo final. Gran error: su vida se transformó en un círculo vicioso. ¿Cómo salir de ese agujero negro en medio de una ciudad inhumana? Sentía vergüenza cuando en su fuero interno admitía la verdad, reconocía su aspecto desesperado, el presente desmintiendo al pasado. Habiendo pasado tantos hombres por su cuerpo sólo recordaba a uno, y ese fue el único que se cansó y no tuvo el menor remordimiento por haberle hecho daño. El secreto comenzó a formar parte de su vida: aunque nadie lo supiera vivía día a día sin acostumbrarte a seguir viviendo.

Publicar un comentario