ELLA, ELLA Y ELLA GRATIS KINDLE EL 19 Y 20 DE NOVIEMBRE



Le pregunté si podía hacer un relato con su vida. Ella no estaba muy convencida al respecto. Me contestó que varios escritores se lo propusieron pero con todos se negó, no deseaba que le robasen su historia, su vida, sus experiencias y manipularan su dolor con indiferencia.
Yo por suerte no soy todos, ni siquiera un escritor.
En alguno de nuestros tantos kilómetros recorridos me aseguró:
– Yo no llevo el secreto adentro así como tampoco lo ando vociferando por todos lados. Dios me creó así. No escapo de la normalidad, tal vez si al entendimiento de muchos, pero tampoco me detengo por mentes estrechas. Tampoco enfrenté a mi familia. Simplemente se los comuniqué: soy esto. Ustedes son mi familia, no mi pareja. No tiene por qué afectarles mi identidad sexual. 
Mi novela comenzó cuando la conocí; caminé por su pueblo, escuché su historia, compartí con su entorno familiar, viví la huelga del dos mil once, los indignados, el comienzo de la crisis, el miedo, la incertidumbre, los parados.
Cuando me fui no le devolví mis anotaciones mentales. Es por eso que, aunque ella no quiso colaborar, pude escribir algunas páginas inconclusas. Me tomó un tiempo acomodar, digerir el material, rescatar las imágenes en el fondo de mis recuerdos. Más no me pidan, son datos privados que no se deben revelar.

Todas ellas existieron, existen, y ya no sé donde estarán… 
Publicar un comentario